Libros para niños. Cómo activar su curiosidad

Alejandro 22 febrero, 2016 0

Libros para niños. Cómo activar su curiosidad

A pesar de que en internet tenemos toda la información del mundo, los libros son algo que no va a desaparecer, y es obligación de los padres y de los adultos en general el proporcionarle a los niños una alternativa a las pantallas del móvil y del ordenador.

El momento en el que aprenden a leer es el mejor para empezar a regalarle libros a los niños, libros de diferentes temáticas (cuentos, historia, ciencia, manualidades, etc.) que harán que su curiosidad despierte, pudiendo convertirse en verdaderos adictos a la lectura. En librerias infantiles como la de Dideco, podemos observar cómo han creado un sencillo menú de navegación por categorías para que sea más fácil encontrar aquello que buscamos. No hace falta regalar un libro por el cumpleaños o por alguna fecha especial, podemos hacerlo en cualquier momento gracias al rápido envío que tienen las librerías infantiles online, pero, sobre todo, debemos informarnos de si el pequeño al que va a ir destinado es aficionado a alguna temática en especial, de esa forma acertaremos seguro con el libro que escojamos.

Muchos niños hoy en día sólo utilizan los libros en la escuela, siendo más aficionados a estar sentados frente a un ordenador en casa que a realizar otras actividades. La lectura no es sólo buena para su aprendizaje, también le enriquecerá culturalmente y le permitirá desarrollar su imaginación, algo que cada vez se echa más  de menos en los niños. Podemos comenzar leyendo con ellos un rato todos los días y buscando diferentes géneros que les gusten. A medida que el tiempo pase, comenzarán a tener como hábito la lectura y a serán ellos mismos quienes leerán por su propia cuenta. Un truco que muchos padres comparten es leer el mismo libro que sus hijos para poder comentarlo y que el pequeño se sienta mucho más apoyado en esta nueva rutina.

Ya lo sabes, si das con una buena librería infantil investiga qué libros tiene y comienza a involucrarte de una forma mucho más seria en la educación y el desarrollo de tu hijo. Cuanto más tiempo dedique a la lectura menos dedicará a los videojuegos y a internet, aunque siempre puede haber tiempo para todo, lo importante es distribuirlo bien.